MEMORIA MÉTRICA

Miscelánea del poeta y traductor José Miguel Domínguez Leal

domingo, 14 de enero de 2018

RUSIA ES CULPABLE





Tal es la frase, "Rusia es culpable", que Serrano Suñer, cuñado de Francisco Franco, y a la sazón ministro de Asuntos Exteriores, pronunciaba en los días en que se reclutaba en España la División Azul para ser enviada al frente ruso. "Vais a defender los destinos de una civilización que no puede morir, y a contribuir a la fundación de la unidad de Europa", añadía arengando a las tropas (lo cual es prueba, por otra parte, de que la obsesión cateta y ruinosa por integrarse en cierta idea Europa no es sólo cosa de nuestra partidocracia, sino también de sus padres).

Hace unos días escuché en el telediario de una de las cadenas privadas del duopolio que el ministerio de Defensa incidía en la existencia de injerencias rusas en la crisis independentista catalana. Intrigado, busqué en la prensa, y encontré la noticia de que el ministerio "se desvinculaba" de las afirmaciones realizadas en un informe de un experto de un "think tank" suyo (qué trabajo les costará traducirlo como ("grupo de estudios, de reflexión, de pensamiento", etc.). En dicho informe se afirma literalmente:

"En cambio los intereses de Rusia no llegan tan lejos [como los de China] o no al menos de forma directa. Cuestión distinta es que el Kremlin esté aprovechando el órdago catalán para desestabilizar, empleando para ello una política destinada a generar confusión desde las redes sociales, en una línea similar a la utilizada para influir en las recientes elecciones de los Estados Unidos. Moscú no tiene interés específico en España [...] Pero aspira a fomentar las desavenencias en Cataluña para de ese modo debilitar a un país miembro de la OTAN" (cf. Josep Baqués, Análisis de tendencias geopolíticas a escala global, ieee.es, Documento de investigación 18/2017, pp. 38-39)

Dentro de un documento que utiliza una amplia bibliografía y despliega un nutrido cuerpo de notas a pie de página, tales afirmaciones no gozan del beneficio de la cita de ninguna fuente directa, sobre todo, en relación con el caso norteamericano. Tal vez le habría resultado incómodo al autor citar las palabras del jefe del consejo de redacción de la CNN (cadena muy beligerante con el actual presidente) ante la propuesta de sus redactores de seguir dando publicidad a la presunta actividad de los hackers rusos en la campaña electoral norteamericana, en la idea de facilitar el impeachement del presidente Trump. Aquél consideró aquellas presuntas informaciones como bullshit ("caca de la vaca"), y cerró el asunto, como informaba recientemente César Vidal, quien señalaba, asimismo, que no ha sido Russia today el medio que ha sido portavoz de los despropósitos de Puigdemont, sino el británico The Guardian y el belga Le Soir, cercanos al pseudofilántropo George Soros. 

Tales afirmaciones gratuitas, luego amplificada a bombo y platillo por los medios de comunicación del régimen, podrían corrresponder aparentemente a la  necesidad de correr en defensa del jefe (en este caso, jefa), dado el escándalo provocado hace poco por la broma que gastaron unos humoristas rusos a la ministra en noviembre pasado después de que ésta declarara en el Consejo de ministros de Exteriores y Defensa de la Unión Europea que, en el caso catalán:"[Las injerencias] vienen de territorio ruso y algunas otras también, por cierto, repicadas de territorio venezolano. Eso es lo que sabemos a día de hoy".

Uno de los cómicos se hizo pasar por un ministro letón, quien decía a nuestra ebúrnea ministra cosas como que Puigdemont es un agente ruso, y que la mitad de los turistas rusos que van a Barcelona son espías. La ministra se lo tragaba todo, repitiendo que sabía que las injerencias provenían de territorio ruso, aunque no podía asegurar la intervención del gobierno (quizás todavía nadie le había explicado a la ministra que los servidores sitos en Rusia pueden ser usados por gentes de otros países). Hay un corte, y se percibe claramente que la ministra devuelve la llamada, asegurando que ya ha hablado con el presidente de gobierno español, y solicitando al falsario un encuentro entre éste y el primer ministro letón en la próxima cumbre de Gotemburgo.

Tal espantoso ridículo, que se intenta ahora mitigar de cualquier manera, habría forzado la dimisión de la ministra en cualquier país decente, y que no fuera una partidocracia corrupta como el nuestro. Tal obsesión por afianzar la "pista rusa", que lleva al actual gobierno a tragar el más ridículo de los anzuelos, corresponde al deseo de diluir su responsabilidad en la crisis independentista catalana, en la que lejos de actuar de una manera mínimamente patriótica y responsable, poniendo el asunto años ha en manos de la justicia, sólo ha hecho lo que sabe hacer: ofrecer más consenso a los golpistas, es decir, más ofertas de reparto del botín que se extrae a los súbditos del régimen.


Imagen: Boris Kustodiev

domingo, 7 de enero de 2018

NUBES





Las palabras se ausentan de sí mismas

y el poema resulta mero signo.

El fracaso su regla fija dicta

a miles de poemas previsibles;

cicatriza el papel que ya no absorbe

la tinta del bolígrafo robado

a otros menesteres mas sensatos.

Queda un sabor inane a mayúsculas,

que piérdense en las nubes de los tachones.







Imagen: Clarence H. White, What shall I say?, 01896

domingo, 24 de diciembre de 2017

SUEÑO DEL PERRO






El sueño del perro me desafía. Echado en el suelo

frente a mi angustia, su cuerpo se ondula al ritmo de un sueño

incomunicable. Quizás recrea mi imagen borrosa

de hombros vencidos por el trabajo y la rutina;

tal vez me absuelve, indulgente, de aquello que no comprende.





Imagen: Franz Marc, "Perro tirado en la nieve".


domingo, 17 de diciembre de 2017

EL LENGUAJE INCLUSIVO COMO IMPOSICIÓN IDEOLÓGICA SOCIALDEMÓCRATA




En una reciente emisión del programa Répliques de France Culture su director, el filósofo Alain Finkielkraut, entrevistaba al primer ministro francés Edouard Philippe con ocasión de la publicación de su libro Des hommes qui lisent. En un momento dado el entrevistador recordaba al invitado su reciente decisión de eliminar de las publicaciones oficiales del Estado la escritura inclusiva, inmediatamente criticada por el diario Le Monde. El Primer Ministro señalaba que los textos oficiales debían reflejar el francés tal que se lo escribe, y, que, respetando la evolución natural de la lengua, existe una convención que sanciona el uso, y que aquélla debe ser respetada más allá de la proliferación de diversas ortografías. Finkielkraut en su réplica indicaba que el uso del point médian ("punto medio") que aparece en la escritura inclusiva francesa (ej.:  Des élèves appliqué·e·s; que en español se manifiesta frecuentemente por el aberrante uso de la arroba (ej: alumn@s) para hacer "visible" la forma femenina, no es una evolución de la lengua, sino una convención que hace violencia al uso, y que si los mismos que defienden esta escritura, como Le Monde o Libération la usaran en sus ediciones, perderían a sus lectores, en reacción a este "tartamudeo impuesto" (bégaiement imposé), pues para reformar la lengua hace falta escucharla, como en el caso de formas femeninas que se desarrollan naturalmente como romancière, préfète, ambassadrice, etc.

En España, en cambio, la administración impone sí o sí el uso del lenguaje inclusivo, y se pide a los funcionarios que lo usemos en nuestras comunicaciones internas, para evitar la predominancia del masculino genérico, considerado como signo de "lenguaje sexista" o "machista" (ej.: utilizar "quienes" por "los que", "alumnado" en vez de "alumnos", hablar de "personas", etc.; -alguna vez me he encontrado con la hipercorrección de alumnos que decían el alumnado y la alumnada-). Tal zafia ignorancia del funcionamiento del sistema abstracto de la lengua, regido por el principio de economía, y tal burda ideologización de ésta no responde a un verdadero interés por aumentar las cotas de igualdad entre hombres y mujeres, pues a nadie se le escapa que esto redunda en un mero nominalismo farragoso, sino al designio de desarrollar etiquetas para identificar a los "progresistas" frente a los "retrógrados sexistas /machistas" que se caracterizarían por el uso normal de la lengua en el seno de una sociedad crecientemente sectaria.

Así, no he escuchado a ninguna formación política del régimen, ni siquiera a los socialdemócratas violáceos de Podemos, proponer que las pensiones de manutención para los hijos de divorciadas sean ejecutivas. Existen, de hecho, muchos casos de mujeres sobre las que sus ex maridos ejercen con delectación esa forma de maltrato que consiste en no pagar las pensiones de sus hijos, pues esos miserables saben que una mujer no va a abandonarlos, y ellos, por supuesto, sí, sin que a la señora que se ve obligada a limpiar escaleras le quede otro recurso que pagarse procurador y abogado para iniciar un largo y tortuoso proceso judicial para obtener aquello que no le debería ser negado (ese mismo partido que luego se niega a readmitir en Cádiz a una mujer trabajadora que ganó un juicio por despido improcedente al anterior consistorio pepero). La partidocracia, en fin, por su conciencia de clase privilegiada ajena a la sociedad civil, siempre desconfía de quien se atreve a reclamar sus derechos, y no tiene empacho, en cambio, en multiplicar las arrobas, y en llamar "machista" o "androcentrista" (que parece, sin serlo, más inteligente) a quien habla en román paladino.




Image: Robert Doisneau.

domingo, 10 de diciembre de 2017

EL DESAHUCIO NO ES EL FINAL





Primicia de mi libro de relatos inédito "Desconexión", ahora en vías de publicación.



Al secretario judicial aún le temblaban las manos, que se enlazaban delante de su copa de coñac. Los desahucios ya son en sí desagradables, pero esto… nunca lo habría imaginado. Junto con el cerrajero y un policía se personó como en otras ocasiones en el domicilio de marras. Una vez en el portal del bloque, verificó la dirección en el buzón correspondiente, que estaba a rebosar de cartas. Nadie abrió la puerta tras repetidas llamadas, y el cerrajero procedió a lo suyo. Un olor indefinidamente rancio cosquilleó sus narices, cuando pasaron al interior de la vivienda en penumbra. Parecía que llevara una eternidad sin ventilar. El secretario sintió cierto alivio ante la certeza de una casa abandonada. Todo sería, pues, más fácil.

El policía llamó al propietario por su nombre, y sus sílabas resonaron agoreras en el pasillo oscuro. “Miremos, pues”, dijo el policía, arrugando la nariz ante el espeso olor a cerrado, aunque una puerta se veía abierta. Es allí donde se dirigió, quizás con la idea de abrir las ventanas.

“¡Joder, la hostia!”, escuchó el secretario decir al policía que desapareció de su vista tras la puerta. Aquél se quedó clavado en el sitio, mientras que el cerrajero se unía al policía en ese cuarto, donde se oyó proferir un murmullo ahogado. Acto seguido, el policía volvió al pasillo, y se encaminó al secretario judicial, con una mirada para éste extraña.

“Señor secretario, creo que ya sabemos por qué el sr….no pagaba la hipoteca. Acompáñeme”.

El secretario miró el fondo del vaso donde el líquido quedaba así más oscurecido por el negro mate de la barra, y pensó en las manchas oscuramente indefinidas que aparecían en el suelo a los pies del cadáver esquelético, empijamado y sentado en un sillón amarillento. Si se lo pidieran ahora, no podría recordar más detalles de aquel salón, salvo el televisor enchufado, aunque sin corriente por impago, y las mandíbulas vencidas de aquel cráneo semimomificado, en las que los dientes ennegrecidos se antojaban la única amenaza posible a las notificaciones. Lo que más le molestó de todo fue la mirada inquisitiva del policía, que fue testigo aparentemente inmutable de todos los cambios de color de su cara, y quizas, también, del temblor de sus piernas.

“¿Cuánto tiempo llevará muerto?”. El secretario se preguntaba ahora quién fue el primero en hacer esa pregunta, repetida luego por varios de los vecinos que aparecieron por el descansillo, y por aquellos a los que interrogó el policía llamando puerta a puerta.

“Sí, sí, se había prejubilado; era un hombre muy simpático; sí, vivía solo, claro -reconstruía así el secretario las palabras que acababa de escuchar-; una vez se lo llevó la ambulancia, ¿cuándo? Hace tres, ¿cuatro años? Pensamos que se había muerto, pues ya no lo veíamos. El presidente de la comunidad llamó algunas veces a su puerta, pero como no respondía, se iba”.


Cuentas bloqueadas, cortes de luz, y de agua, impago de hipoteca, diligencias, apremios y ejecución de desahucio, ¿hay que estar muerto para convertir todo eso en una burla? Mejor que la policía levantara el atestado, llamara al juez de guardia, y dejaran que el alcohol le ayudara a él a barajar de nuevo sus cartas. Por cierto, pensó animándose un poco, ¿qué harán sus ignotos y despreocupados herederos cuando sepan de esta deuda?


Imagen: Fred Herzog

sábado, 2 de diciembre de 2017

CRÓNICA DE LAS GIORNATE DI STUDIO SU TEOFILO FOLENGO CELEBRADAS EN LA SCUOLA NORMALE SUPERIORE DE PISA





El pasado 23 y 24 de noviembre tuve el honor de asistir y participar en las Giornate di studio su Teofilo Folengo a cinquecento anni dalle prime Macaronee celebradas en la Sala Stemmi de la Scuola Normale Superiore de Pisa, y organizadas por el prof. Luca D'Onghia.




Representó para mí la excepcional ocasión de conocer en persona a la plana mayor de los folenguistas que desde los años setenta han encarnado ese tipo tan especial de filólogo que para estudiar la caleidoscópica figura de Folengo necesita una sólida base, como señaló el añorado Giorgio Bernardi Perini en 1977, de filología clásica, románica, italiana y de dialectología, y el conocimiento de cuya obra me ayudó a poner los cimientos de mi tesis sobre la poesía macarrónica en España. Así, pudo oírse las ponencias sucesivas de veteranos folenguistas o folengólogos como Massimo Zaggia, Luca Curti, Lucia Lazzerini, Antonio Daniele y del decano de todos ellos, Mario Chiesa.








Se contó, además, con la presencia de jóvenes especialistas en lexicología, tradición cómica y cosmología renacentista como Federico Baricci, Vincenzo Allegrini, Giuseppe Crimi y Giordano Rodda. De la Universidad de Rennes 2 asistió la doctora Carole Primot, autora de una tesis de próxima publicación sobre la traducción francesa del Baldus de la Vigaso Cocaio en 1605.








Por otra parte, los asistentes fuimos deslumbrados por los conocimientos de Roberto Stringa, bibliófilo y miembro de la Associazione Internazionale per gli Studi Folenghiani "Merlin Cocai" sobre las editiones principes del Orlandino y del Liber Macaronices o redacción Paganini de las macarroneas folenguianas (1517), cuyo quinto centenario se celebraba en este congreso.



A mí me tocó intervenir el viernes 24 a las 15:45 con una ponencia titulada L'influenza folenghiana nella poesia maccheronica spagnola, que fue calurosamente acogida. Acto seguido, se organizaron dos turnos de mesas redondas. En mi turno defendí la necesidad del estudio y edición de las macarroneas europeas postfolenguianas como medio imprescindible para valorar la recepción europea de Teófilo Folengo, y la propia historia de la lengua vernácula, dada los numerosos casos de retrodataciones y de hápax que yo podía habido atestiguar en el estudio lexical de la macarronea española. Señalé, así, mi pertenencia al grupo de investigadores que, bajo la dirección del prof. José María Maestre Maestre, catedrático de la Universidad de Cádiz, se integra en el grupo de investigación europeo Europa Renascens, cuyo tema de estudio es el latín renacentista y postrenacentista, en el seno del cual se podía encontrar el lugar natural para estas investigaciones. En su intervención Otello Fabris, presidente de la Associazione Internazionale per gli Studi Folenghiani "Amici di Merlin Cocai" promovió la idea de la celebración de un congreso en el Vaticano sobre el Teófilo monje, y autor de obras religiosas, y me presentó como coordinador de dicha Asociación con el mundo académico. Finalmente, Mario Chiesa animó al prof. Zaggia a culminar su meritorio y adelantado trabajo de edición crítica de las redd. Paganini y Toscolanense con una edición comentada. El prof. Zaggia señaló la dificultad del objetivo, y la necesidad, en su opinión, de que el comentario de cada libro fuera encargado a un especialista.







El congreso se cerró, pues, con la esperanza de que continúe la expansión de la filología folenguiana, que tendría como uno de sus hitos, tal como señaló el prof. Zaggia, la edición -necesariamente monumental- interlineal de las cuatro redacciones de las macarroneas folenguianas, y de que haya jóvenes investigadores que tomen el relevo de las viejas generaciones. En cuanto a mí, este encuentro marca un verdadero post quem en mi humilde trabajo de especialista en poesía macarrónica, que espero que siga dando más frutos en el futuro, como la publicación de mi tesis revisada y aumentada, y de mi traducción en proceso del Baldus de la Vigaso Cocaio.


domingo, 19 de noviembre de 2017

CAMINO DE PISA




Los próximos 23 y 24 de noviembre se celebrarán en la Scuola Normale Superiore de Pisa las Giornate di studio su Teofilo Folengo a cinquecento  anni dalle prime Macaronee. Participaré como miembro de un grupo de investigación de la Universidad de Cádiz dirigido por el catedrático D. José María Maestre con una conferencia en italiano titulada L'influenza folenghiana nella poesia maccheronica spagnola, y posteriormente en una tabla redonda en la que presentaré, junto a Otello Fabris, presidente de la Associazione Internazionale di Studi Folenghiani "Merlin Cocai", de la que me honro formar parte, una asociación de investigación internacional sobre la macarronea europea y extraeuropea en colaboración con la Universidad de Cádiz. 
Me siento también emocionado por la posibilidad de conocer en persona a otros insignes folenguistas conferenciantes, cuya obra leí con avidez a mediados de los años 90 para intentar entender mejor el abigarrado mundo que se encontraba tras Folengo y sus macarroneas a la hora de redactar mi tesis; especialistas, pues, como Mario Chiesa, estudioso y editor de Folengo, Massimo Zaggia, excepcional editor de las Macaronee minori que tanto influyeron en mi manera de editar los poemas macarrónicos españoles, Lucia Lazzerini e Ivano Paccagnella, estudiosos, respectivamente, de los sermones híbridos tardomedievales y de los poetas macarrónicos prefolenguianos, así como de su influencia en Merlín Cocayo, y al pisano Luca Curti, genial discernidor de que la verdadera diferencia entre Folengo y sus predecesores se encuentra en el deliberado juego de personas literarias macarrónicas creado por el autor mantuano.
Sentimientos enfrentados se enlazan en mi pecho ante esta perspectiva, pues en aquella época de incertidumbre para mí de mediados de los 90, tiempos de inseguridad laboral y de desamor, me aferraba a mi trabajo en la tesis como si estuviera haciéndolo sobre mi testamento, pensando que tras concluir esa magna obra podría morir en paz. Pero la vida ha seguido, y en unos días, si todo va bien, conoceré a estas personas cuyos libros y escritos leí con ensimismamiento en un tiempo cada vez más lejano, y en el que me cuesta trabajo ya reconocerme, dentro de esa fantasía de la unidad del yo.


Imagen: Shinji Ogawa

domingo, 12 de noviembre de 2017

FRAGMENTOS DE MI TRADUCCIÓN DE "BALDO" DE TEÓFILO FOLENGO: Pelea de Berta y Lena (VI, 255-349)




Berta, esposa de Baldo, expulsada de su casa, monta en cólera y decide ir a casa de Zambello, su cuñado y corresponsable de su ruina, para zurrale la badana. En su lugar encuentra a su cuñada, Lena, con la que inicia una terrible disputa. Léase aquí


domingo, 5 de noviembre de 2017

EN MANOS DE LA PARTIDOCRACIA





Gracias a los medios de comunicación hemos asistido a la transformación del proceso independentista catalán en una campaña electoral, siguiendo las consignas de la oligarquía de partidos del Estado. Así, la última gran manifestación en Barcelona del pasado domingo contó con un masivo seguimiento de las televisiones -frente a lo ocurrido con las anteriores en Barcelona y toda España- las cuales nos regalaban con primeros planos de los políticos que encabezaban la primera fila, y que pedían "volver a votar", como modo de acabar con la "falta de cordura" de los independentistas.
De tal suerte, la abusiva aplicación de un artículo 155 de la Carta Otorgada de 01978 (ya que dicho artículo no autoriza al Gobierno a hacer nada de lo que ha hecho) tiene como solo objetivo la convocatoria de elecciones para el próximo 21 de diciembre, justo la fecha que quería el ex presidente de la Generalidad para las suyas a cortes constituyentes, y, antes, en todo caso, de enero de 02018, cuando terminará el secreto bancario en Andorra, que, probablemente, perjudicaría electoralmente a los nacionalistas catalanes.
Pues de eso se trata, el gobierno partidocrático del Estado sólo está interesado en mantener el statu quo previo a la declaración de independencia del parlamento catalán, y por ello, ve "con agrado" que el ex presidente golpista y huido de la justicia se presente a las elecciones, o, mejor dicho, votaciones, pues no saldrá elegido ningún auténtico representante de la nación, sino aquellos comisionados de los jefecillos de los partidos que negocien un nuevo "consenso" que realice concesiones al nacionalismo catalán que serán perjudiciales para el conjunto de la nación.
Vemos, por tanto, el desarrollo de dos procesos paralelos, el judicial y el político; el judicial conforme a los delitos recogidos en el código penal que el gobierno debía haber instigado hace varios años si tuviera algún respeto por la ley -que considera maleable a su servicio- y la nación -a la que no representa, y a la que usa para refrendar sus listas de paniaguados y esquilmar con impuestos para mantener la inmensa red clientelar del Estado de las autonomías-; y el político, que, con el concurso necesario de la práctica totalidad de los medios de comunicación de masas, convierte esta gravísima crisis nacional en otro mero juego electoral partidocrático, con amnistias o indultos sobre la mesa. De un plumazo, han desaparecido todos los indicios de la guerrilla urbana que se iba a desarrollar en Cataluña si se actuaba contra los sediciosos, tal como daba a pensar las energías desplegadas en el referéndum del 1-O, ese parto de los montes. El independentismo catalán ha mostrado su verdadero rostro cobarde y miserable, y sus sosias del Estado central acuden en su ayuda, para darles con las urnas lo que no han podido obtener con las urnas.



Imagen: J.R. Eyerman

domingo, 29 de octubre de 2017

NADADOR OTOÑAL





En este prolongado verano que estamos viviendo, me sigue siendo posible ir de mañana temprano (aunque ya sólo el fin de semana) a nadar a la playa. La pequeña playa de la Caleta se llena pronto de gente, así que llego sobre las 9 y media de la mañana (a estas alturas de octubre voy una hora más tarde, pues aunque la temperatura del agua sea la misma, la temperatura ambiente sí ha descendido), y nado una hora, crawl y espalda. Los días que sopla levante el agua está más fría, pero más cristalina; en la misma orilla se agolpan, miedosos, bancos de peces semitransparentes, que me abren paso como a un Moises semidesnudo. Mientras nado con mis gafas especiales observo el fondo marino, sobre el que se desplazan fugazmente mojarras y otros pescados de roca, al tiempo que me sobresalta levemente alguna negra sombra que se desliza a velocidad sorprendente. Esa soledad, que el agua en mis oídos abomba, queda marcada por el rítmico recuento de las brazadas, que deja verdaderamente en blanco mi mente. Mis pectorales se ensanchan, mis dorsales se despliegan como alas en cautiverio bajo la piel, y se endurece la parte superior de mis brazos, mientras mis piernas van a un poco a su aire. Imagino que para los peces nadar debe ser una sensación única, unísona, transmitida a través de su columna vertebral.
La playa, antigua embocadura angosta de un canal navegable colmado con el paso de los siglos, escupe de cuando en cuando, al rebufo de sus mareas, un rosario de piedras y algas, otros tantas señales de misterios inanes para la vana percepción de los veraneantes, y parece acumular fuerzas para un infinito repliegue.
Extraño en este mundo de ecos apagados, estas salsas lacunas lucrecianas, que me obliga a sacar la cabeza para respirar el aire, necesario peaje, que me permite prolongar la contemplación y comunión con esta realidad, mientras ruego al padre Oceáno que me permita salir con bien de sus aguas.



Imagen: Duncan Grant